La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 

Microhistòries de les Terres de l'Ebre

 

 

 

Lady Elizabeth Holland al Perelló

 

Lady HollandLady Holland

 

El 7 de novembre de 1802 lady Elizabeth Vassall, més coneguda com Lady Holland i el seu marit el polític Whig anglès Henry Vassall-Fox, Lord Holland  entraven a Espanya per passar l’hivern fora del seu país tot buscant un clima més favorable per a la salut del su fill gran Charles. Els acompanyaven a més dels seus dos fills, el reverent Matthew Marsh, el doctor Mr. Allen i Frederic Howard el fill de 16 anys de Lord Carlisle.

El grup arriba el 20 de desembre a l’hostal de l’Hospitalet de l’Infant, amb una escolta de tres guàrdies. Lady Holland descriu l’hostal: a wretched venta formed within the ruined walls of an old fortress – Una miserable venta dins els murs en ruïnes d’una antiga fortalesa-. Sembla que l’estança es trobava plena, però només els visitants anglesos disposaven de llit a les habitacions, el personal de la diligència dormia a la palla amb les mules. Nomena un comerciant que portava molts diners i una escolta de tres guàrdies, els quals van acordar afegir a la seva escolta.  Allí per escapar del fum que entrava a les habitacions des de la llar de foc s’apropà a la platja, la nit era fresca i fosca, on hi havia un pescador que mirava de pescar algun peix sense sort.

El dia següent van sortir amb la diligència i la forta escolta dels sis guàrdies cap a la posada del Perelló, a sis hores de marxa, lloc on havia fet nit la família reial, i el seu seguici, que tornava de Barcelona a Madrid, i on tenien expectatives d’estar ben acomodats per aquest motiu.

En arribar, Elissabeth Vassall en va quedar decebuda i en el seu diari així ho deixa escrit:

But we found unfortunately that his visit had, if possible, made the place worse, as they had built a suite of rooms which smelt strongly of plaster, and the little furniture there had been was removed to place his in the rooms ; and as the Spaniards proceed poco á Poco, that which had previously been there was not restored. Thus we had some dreary rooms, with only five chairs in all, three beds, and a table. I never was in a more dismal, cold place.

Desafortunadament troba que la visita del Rei havia empitjorat el lloc, si això era possible, havien construït una sèrie d’habitacions que feien olor a guix, havien tret els mobles i com els espanyols procedeixen en tot poc a poc, no els havien tornat a col·locar al seu lloc. Així, teníem algunes tristes habitacions, amb només cinc cadires en total, tres llits i una taula. Mai no vaig estar en un lloc més trist i fred.

 Font:

Elizabet Holland, The Spanish Journal of Elizabeth Lady Holland. Longmans,Green and Co. 1910

 

 

La navegació de l'Ebre a vapor

 

Un fet notable va tenir lloc a les darreries del mes de Març de 1857, el vapor Cinca, de la Reial Companyia de Canalització de l'Ebre, va navegar pel riu fins a Mequinensa, enmig de l'entusiasme de les poblacions de la ribera. Sobreposant-se a totes les dificultats, entre elles les riuades, l'empresa gràcies a l'audàcia i la valentia del director de les obres,

L'enginyer francès Jules Carvallo, va poder inaugurar aquell mateix any la navegació regular a vapor per l'Ebre i assegurar la navegació de Mequinensa al mar.

De fet les obres encara no estaven acabades, mentre la resclosa de Xerta ja estava en servei, la de Flix encara no tenia les comportes, la qual cosa va obligar al vapor per arribar a Mequinensa a remuntar el riu creuant l'assut de Flix. 

 

 

La detenció de Marcel·lí Domingo

 

 

El general Marina publicà el famós ban de les persianes, on manava que tots els veïns que les tinguessin obertes de bat a bat o alçades del tot... L' ordre fou donada pel capità general als caps de zona d’utilitzar sense contemplacions el canó contra totes les cases des d’on sigui agredida la força pública.

Fins a les vuit els trets van espetegar. Caigueren noves víctimes, quasi sempre perfectament innocents. El foc va ésser més intens a Sants, Gràcia i el Poble Nou. L’alcaldia va publicar un ban per a impedir la puja de preu dels queviures.

A la nit del dimecres va omplir-se el barri de les Draçanes d’una allau de gent de mal viure. El nombre de robaments va ésser considerable i àdhuc van ésser assaltades algunes botigues. Sembla que aqueIl dia havien estat posats en llibertat gran nombre de quinzenaris, potser per a encabir en llurs celles els obrers detinguts. L’ordre no en resultà gaire afavorit per aquest canvi d’estadants a les celles de la titulada Presó Model.

Fou aquest dia quan la policia va detenir el diputat a Corts per Tortosa, En Marcel·lí Domingo. Aqueix trist i vergonyós episodi, que ha esdevingut ja una plana de la història política, ha estat relatat per la víctima mateixa, al Congrés dels diputats, en la forma següent (1):

“No fui detenido - in fraganti -, no estaba escondido, señor ministro de la gobernación del Gobierno de entonces; ni in fraganti ni escondido. En casa bien pública, donde pudiera ser hallado, donde entraba a todas horas del día todo el que quería entrar; en aquella casa fui detenido, sin escándalo, sin oponer resistencia de ninguna clase, sin negar un nombre, sin disfrazarme. Entró la policía; la policía dijo que venia a hacer un registro; preguntó quién era yo; di mi nombre, y la policía dijo: «No hay necesidad del registro; hay orden de detenerle a usted; venga usted con nosotros. Y yo dije: No; haga el registro, tomen inventario de todo lo que hay en la casa, y cuando el registro esté hecho, yo sé lo que representa una detención en este momento; yo sé que no puedo oponer resistencia a ustedes; podría alegar todas las razones legales que me asisten para no seguirles; pero no quiero: vayan1os que hicieron el registro, recogieron unos papeles, unos folletos, y con ellos fui a la Delegación de policía. Desde mi casa hasta la Delegación de policía, desatado, tratado correctamente, con gran respeto por todos aquellos policías queme condujeron. A las seis y media de la tarde llegué a la Delegación de policía; estuve en ella hasta las nueve y media de la noche, y durante el rato que estuve en la Delegación de policía, en el cuarto donde yo estaba, despacho del jefe, desfilaron infinidad de militares que pasaban, me miraban y volvían a salir.

Llegaron las nueve y media de la noche y el jefe de policía me dijo que estaba preparado el furgón que había de llevarme a Atarazanas. Bajé, y en el patio estaban conmigo los dos hombres de la casa donde yo vivía. Había profusión de oficiales de Infantería, de Caballería y del Cuerpo de Seguridad, y un teniente de la Guardia civil, que dijo: “Cacheadlos”; y cachearon a los otros dos. Después dijo; Cachead a ese...”

 

(1) Discurs d'en Marcel·li Domingo al Congrés. Maig del 1918.

Anuari de Catalunya 163, 1918.

Proclama de la ciudad de Tortosa 

Catedral de TortosaCatedral de Tortosa

Amados Tortosines, el honrado entusiasmo con que en e1 día de ayer describisteis los sentimientos de vuestra lealtad a nuestros amados Soberanos, con especialidad al Señor Don Fernando VII causó la mayor ternura en los corazones de las autoridades a las que se hallan reunidas varias personas amantes de la patria, aunque todas se disputan iguales sentimientos.

Vosotros habéis guardado la mas prudente quietud todo el tiempo que advertíais por las repetidas ordenes comunicadas por los Reyes nuestros Señores, que como benéficos y prudentes padres nos decían que así convenía para nuestra felicidad; vosotros habéis observado la mayor armonía con los súbditos del Emperador de los Franceses, porque así nos manifestaron lo hacían con nuestros Españoles en aquellos reinos; vosotros mirasteis con veneración el nombramiento del Lugar Teniente, que hizo S. M. el Señor Don Carlos IV en el Duque de Berg porque lo Creísteis un acto de libre voluntad, y que podría ser medio de tranquilizar los acontecimientos sensibles que mediaban, y nunca privarnos de la dulce soberanía de nuestro amado el Señor Don Fernando VII y sus Descendientes; y que este Lugar Teniente contribuiría a nuestra felicidad, a tranquilizar los ánimos, y a mirar por el fomento de nuestro país como el medio de separar del mando al Válido, que, no tenía el concepto de la nación y la perjudicaba. Así lo creímos todos, y por esto lo deben creer todos aquellos que velan por nuestra felicidad, hicieron gestiones de respeto y recomendación a semejanza de lo hecho por los tribunales superiores, corporaciones y particulares del reino, que no dejaron como nosotros de aprovechar el momento de demostrarle sus sentimientos.

Toda vuestra quietud, y la de todo Español desapareció y siguieron unas violentas agitaciones en el momento en que se vieron las renuncias colocadas en la Gaceta de 20 de Mayo: entonces fue cuando vuestra inquietud no conservo sus limites; entonces fue cuando os decidisteis a sacudir el yugo de una nación, que nos ha usurpado nuestros amados Reyes, y Real familia y entonces fue cuando nuestros suspiros mezclados con vuestro ardor, hizo renacer el que heredasteis de vuestros mayores.

El daño es igual para todos, la causa es común, y de consiguiente la defensa lo es igualmente; despreciad falsos rumores; tened confianza en el Gobierno; no os dejéis arrastrar de la violencia de las pasiones que acaso os agitará algún malvado para destruir vuestras fuerzas, y quitaros la opinión; guardad la energía y el valor brillante y firme que os caracteriza para el momento que convenga: tened tranquilidad y amor cordial en el pueblo; guardad el furor, os repetimos, para la Campaña. Todos atacaremos al enemigo común; pero hasta el momento de la pelea penétrese vuestro corazón de las sabias máximas y consejos que nos da nuestra autoridad inmediata, como lo es el Señor Capitán General y Real Acuerdo en su orden de 25 de este mes. Imprímase en vuestros corazones sus importantes máximas: tened confianza en el mando que tiene que obrar con arreglo a lo que se le previene, y es lo mejor, aunque a primera vista no se presente así. Y por último seamos dóciles en el poblado, invencibles en la campaña, y generosos en la victoria; que este es el carácter del Español católico; y como tales en tanto que resuena el estrépito de nuestros cañones en los Pirineos para arrojar al enemigo a los límites que le prescribió la naturaleza, resuene en las márgenes del Ebro himnos al Todopoderoso, para que favorezca nuestra buena causa.

Tortosa 31 de Mayo de 1.808.= Por acuerdo de la Junta de Pacificación y Defensa como su Presidente.- Santiago de Guzmán y Villoria.- Por mandado de S.S.= Sebastián Caparrós, Secretario.